martes, abril 17, 2007

Entre coma y coma

Desde hace varios días no salgo de casa encargo por teléfono mis compras gracias a la complicidad de un tendero que no tiene inconveniente en traerme toda lo que necesito, gracias a ello creo que se está haciendo a mi costa un precioso chalet en la sierra, ni siquiera compro el periódico, algo que he venido haciendo desde hace más de treinta años. No he terminado el libro que estaba leyendo porque me irritaba la diferencia entre el uso que hace Pamuk de las comas y el mío, él apenas las usa y se lee de un tirón casi conteniendo la respiración como el que cruza a nado una piscina sin sacar la cabeza del agua y yo, por el contrario, voy dejando sobre las páginas en blanco un rastro fácil de seguir, comas y más comas como miguitas de pan para no perderme y, no obstante , acabo perdiéndome una y otra vez, a lo mejor es por esto que he dejado de escribir en este blog las comas me agobian pero no puedo vivir sin ellas porque me falta el aliento.

También he dejado de ver algunas series de televisión a las que era adicto como Anatomía de Grey o House, por ejemplo, en sus vidas no dejan de pasar cosas y más cosas y a mí, infeliz habitante de un aburrido barrio residencial al que en vez de "Residencial el Jardín del Conde" le debieron haber nombrado como "Residencial el Páramo".

El gimnasio, ni de coña, solo pensar en encontrarme con los amigos de Anselmo me produce una sospechosa desazón.

¿Paseos? No por favor ¿Quién puede pasear de rotonda en rotonda sin cruzarse con nadie? Las rotondas me recuerdan a las comas y no me encuentro bien entre ellas

¿Me pregunto si no estaré en coma? Esperando a que alguien me despierte, como Blancanieves espero sin saber que o a quien, puede que sea un beso o una buena hostia no se. Pero creo que lo que en realidad necesito es un vecino o mejor varios, muchos vecinos que me rodeen, que me hagan escuchar sus ruidos, que me hagan oler sus guisos y me deslumbren con el blanco de sus coladas.

7 comentarios:

Zifnab dijo...

Pues ya escribí algo, pero como la blogosfera se lo ha comido, me circunscribo a desearte algo de felicidad que siempre llega aunque siempre tarde

Se feliz

Harapos dijo...

Tú lo que tienes que hacer es volver a un bloque de apartamentos, si es posible sin ascensor y con patio central. Que ahí eres como una abeja sin flores, como un ordenador sin internet, como una paella sin langostinos....

¡Vuelve, Chisme!

la-de-marbella dijo...

Te estaba echando de menos muchisimo. He entrado al menos seis veces diarias a verte, pero nada, seguias ausente. Olvidate de las comas, yo lo hago de los acentos. Aqui nadie busca la forma, creo que todos buscamos el fondo. Desde esta Marbella herida te envio todo mi cariño. He vivido en muchas urbanizaciones a las afueras y si te lo porpones hay mucha tela que cortar. Por ejemplo: ¿existe asociacion de vecinos? Si, ve a verles. No, creala. Besos Cariñosos y a cotillear, por favor.

mandarina azul dijo...

Amplíe horizontes, Don Chisme, amplíe horizontes. No sé, deje que sus comas le arrastren hasta la urbanización vecina, qué sé yo, pero haga algo...

:)

nancicomansi dijo...

Pues esta entrada es: A-N-T-L-Ó-G-I-C-A...usted diga que le falta el aliento con esto de las comas, pero el ritmo que ha imprimido a este texto lo encuentro, de verdad, soberbio...
La espera ha valido la pena...
que bien expresada la desolación ·urbanística"...

Lula Towanda dijo...

El cotilleo es urbano, vuelva usted a su entorno natural a que Cifuentes le cuente.

eSadElBlOg dijo...

me pregunto que diría freud de tus comas