viernes, marzo 23, 2007

EL IMPÁVIDO


Cenamos, tal y como estaba previsto, después dimos una vuelta y tomamos un par de copas, tal y como estaba previsto, y a eso de las doce de la noche nos marchamos a casa de Anselmo, tal y como él lo tenía previsto.
La velada se desarrollo con una sucesión ininterrumpida de chistes y risas, muchas risas sobre todo después de que Anselmo se sacara de la manga un par de cigarrillos de la risa, en ningún momento quisieron explicarme en qué consistía el juego del impávido, al principio esta actitud me tuvo preocupado pero, poco a poco, se me olvidó. Por supuesto todos los chistes los contaba Anselmo y fueron verdes como por ejemplo:

-Un terrible accidente ocurre a las afueras de un pueblo, un peatón atropellado, cuando acude la guardia civil se dan cuenta de que es imposible reconocer el cadáver y no encuentran la documentación, al sargento se le ocurre una idea.
-Cabo.
-Si, mi sargento.
-Creo que la única posibilidad que tenemos para reconocer al cadáver de este hombre es ir a preguntar al pueblo, póngase en contacto con los municipales y que le ayuden a investigar si han echado a alguien en falta.
Al cabo de un rato los municipales encuentran a una mujer.
-Si, mi marido ha salido y todavía no ha vuelto, ¡Por dios bendito, virgencita del Carmen! Que no sea mi Paco.
-No se preocupe señora puede que no sea él, ahora debería acompañarnos para reconocerlo.
Cuando llegan al lugar del accidente el sargento le pide.
-Señora el cadáver está completamente destrozado, la cara irreconocible los miembros amputados ¿recuerda si su marido tiene alguna marca, cicatriz o lunares que hagan posible su reconocimiento?
-No, creo que no, pero, si usted me permite, creo que se cómo hacerlo.
-¿Cómo?
-Si le cojo la polla seguro que lo reconozco.
-Bien procedamos, cabo levante un poco la manta para que la señora le coja le polla al cadáver.
La señora mete la mano bajo la manta, tantea, sopesa y al fin dice:
-¡Virgen santa, bendito se dios! Este no es mi Paco, menos mal.
-Bien señora, me alegro por usted, ahora la llevaremos de vuelta a su casa nosotros tenemos que seguir con nuestras investigaciones.
-Gracias sargento, si me permite y para ayudarles le diré una secreto, este no es mi Paco ni tampoco es nadie del pueblo.

Una vez en casa de Anselmo nos sirvió otra copa y otro cigarrillo de la risa y a las cero treinta, como se esperaba, llamaron a la puerta y cuando el anfitrión abrió la puerta apareció Kyty, una mulata imponente y le saludó cariñosamente.
Nos saludó a todos y se metió en el cuarto de baño, después se dirigió al salón, parecía conocer la casa muy bien.
Mientras, Anselmo nos pidió que nos sentáramos en la mesa del salón que estaba cubierta con una enorme tela que llegaba hasta el suelo y una vez allí nos invitó a que nos bajásemos los pantalones, fue entonces cuando me explicaron el juego.
Kyty estaba debajo de la mesa y nos iría haciendo felaciones al azar, nosotros trataríamos de averiguar quién era el afortunado y si lo adivinábamos Kyty debería para de inmediato y pasar a otro. El truco consistía en permanecer impávido para que los demás no notasen nada, si no quería quedarse a media faena claro.
El juego solo duró cinco minutos, mientras nos mirábamos unos a otros intentando leernos en los ojos un atibo de goce, nos pasó desapercibido que la sonrisa ladeada hacia la izquierda que Anselmo nunca perdía ahora se vencía hacia el otro lado. Cuando vinimos a darnos cuenta y gritamos los tres al unísono:
-¡Anselmo, Anselmo!
Este nos respondió:
-Tranquilos muchachos, el juego ha terminado y he vuelto a perder, je, je.
Y mientras sonreía, hacia la izquierda de nuevo, sacó de la cartera un fajo de billetes que entregó a Kyty mientras esta se limpiaba la boca con un pañuelo, después se ajustó la falda, se atusó el pelo y se despidió con un beso en la frente a Anselmo y un saludo con la mano para los demás.
Creo que lo tenía todo previsto.

11 comentarios:

mujer-florero dijo...

!vaya! con tu amigo el Anselmo de las narices que fiestas mas cutres prepara ¿No? Que si los cigarrillos de la risa, que si la putita a la carta !todo un fichaje"

Alphonse Zheimer dijo...

Buenos días Don Chisme, hágame saber cuando Anselmo prepare otra velada, que iré raudo.
Ya que sabemos que Anselmo hace tampas, ¿ me puedo llevar una as en la manga? es que soy un fenómeno del póker y la impavidez. El chiste es genial, y me hizo recordar otro que quisiera compartir con Ud. :
Llega un tío muy contento al bar, cantando y danzando, a lo que sus amigos le inquieren por la causa de su felicidad evidente.
Es que m mujer me dijo que soy el que mejor folla de todo el bloque.

India Ning dijo...

Nunca me ha gustado que un tío se sienta bien por pagarle a una mujer para que le chupe la polla; ya sé que es algo que ocurre cada día en todas partes, pero prefiero que se la chupen por placer y no para ganarse la vida. Obviamente fue una velada terriblemente machista, y siento no reírme con la historia.
De todas formas, y para no dar una imagen de mosqueada, le dejo un beso y la promesa de reírme en el próximo post, siempre y cuando la dignidad de una mujer, no quede en entredicho.

Chisme Cotilla dijo...

Mujer flor- Definitivamente he cortado con estos amiguetes, no tengo nada contra la polio ni este es mi juego de salón favorito.

INDIA-Tampoco hace falta ponerse así, bueno, en cierta forma, solo en cierta forma repito y salvando las diferencias, me recuerda a Mariano Rajoy en su agria polémica con Prisa.
La diferencia está en que Polanco es un director de empresa que habla ante sus accionistas y yo solo un pobre proyecto de escritor que deja sus historietas colgadas en este blog.
No apruebo la prostitución ni hago desde aquí apología de la, mal llamada, profesión mas antigua del mundo. Yo personalmente la llamaría la explotación más antigua.
Las historias son así, o te gustan o no te gustan, o te hacen reír o te hacen llorar pero yo ni soy el cura ni es mío el confesionario.

Alfonsito hijo perdona pero no creo que te pueda invitar a la próxima fiesta pero si quieres conocer a Anselmo, házmelo saber.

Zifnab dijo...

Yo he jugado a la versión más casta del impávido. Vasos de chupito llenos de agua y uno de ellos con tequila. Si te pillan bebes otro. Y así hasta el infinito. Pero si que conocía la versión golfa del juego.

El caso es que las prostitutas viven de su trabajo. No se que es peor. Hacer uso de ellas con un cierto respeto o dejarlas que se pudran pero mucho más dignas.

Creo que no nos damos cuenta de hasta que punto resulta cara la dignidad.

En fin. Cada cual en su casa y Dios en la de todos
Se feliz

la-de-marbella dijo...

Veo que levantas ampollas con el tema. Yo respeto profundamente a las prostitutas. Cada cual es libre de buscarse las habichuelas de la forma que crea mas conveniente. Creo que el mayor problema que tienen es que se las considere ilegales y no se las deje regular su situación. Si la sociedad no fuese tan hipocrita ya debería ser una realidad, que ya es tiempo. Por otro lado el relato esta muy bien, los escribes mejores, pero este esta muy bien. Me imagino que los cigarritos de la risa serían para desinhibirse. Saludos

nancicomansi dijo...

Ya sabía yo que la ammistad con esos "piezas" me lo llevaría por el camino de la perdición...ay señor, señor...

laonza dijo...

bueno , bueno... yo quiero un cigarro ese de la risa....,estoy con Mia en cierto modo, pero tambien dada su explicacion las cosas pasan por un colador y se quedan particulas de todo tipo , las historias son lo que tienen.... le dejo un beso muy grande y espero su proximo post...
Hala alegr´´ia que es lo que tiene esta casa...!!!!!!

mandarina azul dijo...

Si cuando yo dije que a mí el Anselmo me daba mala espina...

Mrs. Sarmiento dijo...

Yo flipo. ¡Pero si este Anselmo es todo un fichaje! Este juego me parece de lo más divertido y original, no le voy a pedir que me invite porque no procede, que si no...
Ains, quisquillosas.

Toy folloso dijo...

Oye, y esto de los cigarrillos de la risa, ¿los venden donde los artículos de broma?.
Un saludo.