jueves, diciembre 07, 2006

Asomado al balcón



Asomado al balcón, así paso los días, sobre todo por las tardes, me ahogo dentro de mi casa, me aburre observar por la mirilla ya no me interesa lo que pasa o deja de pasar en mi descansillo.
Asomado al balcón veo la vida pasar, dejándome caer en la balaustrada fumo un cigarrillo tras otro, si llueve porque me gusta ver llover, si hace bueno porque así veo a la gente pasar, gente ajena a mi y a mi escalera, gente que entra y sale de la cafetería o del quiosco de Pepe y que luego pasa de largo, se salen de foco.
Creo que necesito ampliar mi foco, bueno quiero decir que quizás me he limitado demasiado a mi mismo ocupándome solo de mis vecinos, ahora cuando miro al exterior veo un mundo más amplio, con infinitas posibilidades, pero no me atrevo a dar el paso, ya tengo una edad y una bien ganada fama de decadente ¿Que me puede esperar hay, afuera?

7 comentarios:

India Ning dijo...

De todo y mucho más. Otros balcones desde los que te observen a ti, otro vecinos, barrios, kioskos, aceras, baches y tenderetes.
Otras opciones, caminos, sorpresas, saltimbanquis, semáforos en verde y hasta otra Reme que te merezca de verdad.
Salta valiente! Lánzate ahí afuera!

Chisme Cotilla dijo...

No me asustes Mia, ¿Y si me pierdo?¿Quien me devolverá a casa?

India Ning dijo...

Silbe, que si se pierde le paso a buscar!

eli bennet dijo...

Don Chisme: afuera lo espera la vida, salga a divertirse,después, quien le va a quitar lo vivido,eh?
Mas vale hacer y arrepentirse, que no hacer y arrepentirse...
Besos, y la Reme...a freir!!

Lula Towanda dijo...

Sr. Cotilla, existe vida más allá de la escalera. El mundo es grande y su curiosidad mayor. Aquí nos quedamos a la espera de sus observaciones, asomados a su blog

la-de-marbella dijo...

Le espera la vida Hombre. Le esperan miles de seres diferentes, miles de detalles llenos de sabor. Historias complejas y sencillas. Salga y cuentenósla tal como Ud. las viva.Saludos y a la calle.

vilipendia dijo...

¡Sí! ¡Ampliación de miras! ¡Nuevos horizontes! ¡Nuevos cotilleos, en definitiva! Qué alegría, qué alboroto.
Súper beso.