miércoles, noviembre 22, 2006

Decepción


Abrí los ojos muy lentamente, al principio no pude ver nada, en realidad si veía pero no sabia el que, parpadeé varias veces y poco a poco fui enfocando, me costó mucho trabajo porque no llevaba mis gafas de cerca y lo que quiera que sea estaba justo delante de mis narices. Lo primero que distinguí fueron unos dedos, de mujer supuse ya que la uñas estaban pintadas de rojo y entre los dedos había algo sonrosado, y un poco más arriba algo de pelo, ya se lo que es, pordiosbendito es un coño, una mujer tiene su coño en mi cara mientras se abre los labios con dos dedos y me ofrece, no se si amenazante o no, su clítoris.
¿Pero de quien es? Ni siquiera podía verle la cara, aunque supuse que debería ser de Reme porque ella también llevaba las uñas pintadas de rojo.
No le pregunté ni su nombre ni sus datos de afiliación a la seguridad social, me abalancé sobre él, tal y como supuestamente se esperaba, y la agarré con fuerza de sus nalgas, apretando más y más y entonces, entonces me desperté y me di cuenta de que lo que apretaba contar mi cara era el cojín de Ikea que poco antes había lavado y secado y de que el líquido que saboreaba no era otra cosa que la sangre que manaba de mi labio, me había cortado con la cremallera del cojín. Que vergüenza menos mal que ella ya no está en el sofá, solo de pensar que me pudiera haber visto me muero de vergüenza.
Cuando terminé de restañar mi herida en el baño y volví al salón pude ver una nota sobre la mesa, era de Reme y decía así:
Señor Chisme, espero que me perdone por mi comportamiento en el día de hoy, esto es algo que nunca antes me había pasado, le ruego que esto quede entre nosotros y sepa guardarme el secreto, ya se que le resultará difícil dada la fama de "correveidile" que le precede, confío en su discreción apoyándome en el cariño con el que, supuestamente, me ha tratado hoy.
Y con respecto a nosotros he de decirle que, sintiéndolo mucho, no quiero seguir con nuestra incipiente relación, he visto en usted una serie de detalles que nunca soportaría en un hombre. Cuando desperté esta tarde usted estaba dormido, reconozco que su cara resultaba muy dulce si, pero cuando me fijé más detenidamente vi que de su boca caía abundante baba, pensé en limpiarle con una pañuelo de papel pero al acercarme se puso usted a roncar y debido a su postura pude ver también y sin lugar a dudas que mantenía una erección considerable, sabe Dios con que estaría soñando, no quiero ni pensarlo, así que recogí mis cosas dispuesta a irme y cuando estaba punto de abrir la puerta muy despacito para no despertarlo usted me despidió con un sonoro pedo.
Como usted comprenderá, no puedo ni pensar en compartir ni un minuto de mi vida con un hombre como usted, así que le rogaría que, de ahora en adelante, nuestra relación se ciña exclusivamente al trato comercial relativo a su garaje.
Un saludo, Remedios del Ojo.


Con esto doy por terminada esta aventura y pongo a mi mirilla por testigo de que nunca más entrará una mujer en mi vida.

11 comentarios:

Eulalia dijo...

Esa es una petarda.
Olvídela, pero sin dejar de vigilarla, no vaya a ser que pierda usted sus buenas costumbres por semejante fisnolis.
Hale, y un beso de consolación.

Anónimo dijo...

Ya decía yo que esto no terminaba bien. No le conviene una mujer que ve la paja en el ojo ajeno y no ve la viga en el suyo propio. Y desde luego haga usted honor a su nombre ¡faltaría más!

India Ning dijo...

A ver Don Chisme, si lo que fue un sueño fue la segunda parte, y la Reme está que se sale de feliz por la estupenda comida de coño que le ha realizado. A ver si está usted confundido y la despedida no es más que una pesadilla.
Medite, hágame el favor, no se precipite.

la-de-marbella dijo...

Jajajajajaja. Que noña "La Reme", ni que tuviera 15 años jolin!!. Ud. no desespere eso son maniobras de talludita desesperá jajajaja seguro que espera examen de conciencia por su parte y nuevas actuaciones. Yo le quitaba el garaje y la enviaba a fabricar puñetas que quedan muy bonitas en las camisas noñas. Siga ligando por favor, nos encantan sus preambulos. Lo que se pierde la Reme, que barbaridad jajajajaja.
Besos

Chisme Cotilla dijo...

Nada, nada, ya esta todo dicho, los sueños sueños son y todavía tengo entendederas para distinguirlos.

Anónimo dijo...

Dan ganas de leerte volvereeeeeeeeeeeeeeee

cerise dijo...

Vaya con la "Reme" petarda total..
Rompa en mil trozos el contrato de alquiler...ponga su viejo auto de nuevo en el garaje. Y coincido con La de Marbella ¡¡¡Lo que se pierde la Reme!!!

Chisme Cotilla dijo...

Lea, lea caprichi, lea los post anteriores mientras me pasa algo que valga la pena contar, mi escalea está tan aburrida ultimamente, o será que he estado distraido.

Anónimo dijo...

No se cierre, sr. chisme, que no todas son tan petardas, hombrepordiós. Lástima no haberle hecho un vídeo mientras sobaba ella... Ains.

unjubilado dijo...

"Pongo a mi mirilla por testigo"... que "de esta agua no beberé" yo creo que nunca se debe de decir eso, ya que a veces las fuentes son tan refrescantes y la sed tan agobiante que incluso sin soñar podemos ser los sedientos peregrinos que necesitemos de una mano amiga que nos ofrezca el agua que todos necesitamos.
Saludos y no cierres la mirilla, que nos vas a dejar a oscuras.

Maryna dijo...

Los hay que no quieren aceptar las naturalezas de la vida y se ciñen en formalismos absurdos.
Siga buscando, no todo el mundo es así.

Un saludo, paisano.

^^