miércoles, marzo 01, 2006

El tesoro de mi mesilla de noche


Powered by Castpost

Ya puestos a contar cosas sobre mi, para que luego digan que solo hablo de mis vecinos, pues veréis lo que me ocurrió:
Vivo solo, pero hace unos años estuve a punto de conformar una pareja, estaba yo recién jubilado y aconsejado por otros compañeros empecé a frecuentar los bailes y excursiones de un club de jubilados muy animado que hay en el barrio. No es por presumir pero enseguida tuve a mi alrededor un enjambre de dulces jubiladas, casi todas viudas por cierto, que solicitaban mi presencia constantemente, en los bailes era el rey de la pista y en las excursiones se peleaban por ocupar un asiento junto al mío. De entre todas ellas ninguna terminaba de gustarme, unas por su físico, otras por su chochez y otras por demasiado empalagosas y zalameras.
El caso es que la diversión no me faltaba y semana tras semana disfrutaba de bailes y excursiones con sus correspondientes escarceos amorosos. Pero un día que fuimos a pasar un fin de semana a Cuenca coincidimos en el hotel con otras dos excursiones de jubilados. El sábado por la mañana visitamos las casas colgantes y varias veces nos cruzamos con los otros grupos de jubilados y algunas de ellas como chiquillas se agarraban fuerte del brazo riéndose y no dejaban de mirarme girando el cuello hasta donde la artrosis les permitía.
Esa misma noche había baile en el hotel y en un momento dado, cuando el ambiente estaba en su más dicharachera plenitud, estando yo rodeado de mujeres que me solicitaban un bailecito, se apagaron las luces y sin darme tiempo a reaccionar una de ellas me agarró de la mano acercándome a su cuerpo para abrazarme y besarme amorosamente. Nunca en la vida me habían besado así, jamás mis labios conocieron tanta dulzura, cerré los ojos y me deje llevar por el placer. No se cuanto tiempo pasó, unos segundos, minutos quizás, pero al cabo de ese instante volvieron las luces y se separó de mi, tan embelesado estaba yo que me quedé con lo ojos cerrados y los labios fruncidos tratando de retener ese fantástico beso. Cuando abrí los ojos de nuevo, siete u ocho señoras revoloteaban a mi alrededor y antes de que pudiera fijarme en ninguna de ellas para identificar a mi amada se volvió a ir la luz. Después aparecieron unos camareros con velas y nos invitaron a abandonar la sala esgrimiendo la excusa de que el apagón no tenía remedio y era menester suspender el baile.
Que lástima, cuando por fin tuve a mi alcance una mujer dulce y apasionada la perdí por un apagón. Regresé a mi habitación cabizbajo y melancólico, al desnudarme me encontré con una sorpresa increíble, del bolsillo de mi camisa saqué una dentadura postiza, sin duda la de mi amada que debió perder al separarse de mi precipitadamente. La guardé en un estuchito igualito que el mío, que siempre llevo de repuesto por si acaso, y a la mañana siguiente me lancé veloz y esperanzado en busca de la dueña de esa dentadura deseoso de colocársela en su dulce boca y besarla otra vez.
Busqué entre las mesas del restaurante que a esas horas estaba abarrotado de clientes del Inserso que no suelen perdonar un desayuno buffet como el que ofrecía este hotel. Esperaba encontrar a esa dulce mujer chupando las tostadas con su boca desdentada pero todas las que vi masticaban como leonas mientras me guiñaban un ojo al verme tan interesado en sus movimientos. Fue en vano, sin dudad avergonzada, ni siquiera bajo a desayunar, así que partimos cada uno a su destino, separados por un apagón pero unidos por una prótesis misteriosa.
Desde entonces guardo ese tesoro en mi mesilla de noche y muchas veces al acostarme la saco y la dejo en un vasito de agua, junto a la mía y sueño que estamos los dos, uno al lado del otro, tan juntitos como nuestras dentaduras.

8 comentarios:

Lula Towanda dijo...

jajajaja estupendísima historia.
¡Que pena que no encontraras la cenicienta de la dentadura!
Para que veas que en Cuenca hay grandes aventuras.
Te pego una coplilla de mi poeta favorito: D. Luis de Góngora.

Y sé de otra buena vieja
que un diente que le quedaba
se lo dejó estotro día
sepultado en unas natas;
y con lágrimas le dice:
«Diente mío de mi alma.
yo sé cuándo fuistes perla,
aunque ahora no sois nada».

la-de-marbella dijo...

Que bueno que bueno el post. Es que te veia danzando entre las feminas ávidas de sexo hecho un D. Juan, y la pobre Señora de los dientes jajajajaja, me la imagino escondida entre las compis muerta de hambre a pie de autobus y con verguenza hasta en el dni. Fijaté que pena que no estuviese el csi cerca, en un plis plas te hubieran localizado a la mujer.Por otro lado es muy dulce tu historia y conmovedor el vaso con las dos dentaduras abrazadas. Saludos Marbellís

Alessandro_PPG dijo...

Olá! Visite o meu novo blogger: http://ilustrada-ppg.blogspot.com/ e meu site: http://www.ilustrada.ppg.br/ Me ajude a divulgar! Desde já agradeço! E gostaria de fazer novas amizades! Abraços !

Se puder click nos banners! Grato!

cerise dijo...

Diosssssssss que historia de amor mas bella.
Me has emocionado, al leer tu historia me sentia turbada, alterada, inquieta hasta llegar a la mas completa exaltación...
¡¡ESO es una historia de amor, lo demas cuento!!!!!!!!!

unjubilado dijo...

Me ha gustado esa historia de amor, pero ten cuidado no vayas a despertarte por la mañana y te encuentres con las dos dentaduras en un solo vaso, y unidas de tal manera que no las puedas despegar.
Un saludo.

Chisme Cotilla dijo...

Eso sería estupendo, de nuevo una loca noche de pasión.

S.M. dijo...

Si es que la española cuando besa, es que besa de verdad.

¡Qué bonita historia!

Una maruja en internet dijo...

Me he inflado de reir, muy bueno. hombrepordios, ¡una dentadura!, menudo recuerdo :).