viernes, octubre 20, 2006

¿Amor o curiosidad?


Desde hace varios dias me siento atraido por esta nueva vecina, tanto es así que tengo descuidados a los demás, ni los vigilo al salir a la calle ni huelo sus comidas, ni observo sus coladas, solo tengo ojos para ella, pero me pregunto ¿Será amor? o solo curiosidad , como siempre. Esto es lo que se de ella:

Se va alejando de los cuarenta, aunque todavía es una mujer atractiva como solo lo son las mujeres de esa edad, un poco entrada en carnes pero prietas, es decir, ligera barriguita, pechos que un buen sujetador pone en su sitio, para que despunten, un buen culo, amplio y acogedor pero inaccesible, de esos que llenan los pantalones pidiendo libertad. Una libertad que nunca tuvo, o por lo menos no esa libertad que hace que disfrute y haga disfrutar a quien lo amase por amor o por amasar, que no es lo mismo aunque pueda parecerlo, y si no que se lo pregunten a un panadero.
Creo que ella siempre ha esperado al hombre que le hiciera las dos cosas a la vez, más lo primero que lo segundo, porque para ella eso es lo verdaderamente importante, el amor, el amor sincero e incondicional de un hombre bueno, cariñoso y guapo, guapo de aspecto y de gestos, caballeroso y amable, a la vez muy hombre y niño para dejarse querer y mimar, poder afirmarse en él y que no pueda pasar sin ella, tenerlo todo en una sola persona.
Mujer única, sola, no sola del todo porque tiene muchas amigas y también amigos, casi todos ellos casados con sus mejores amigas.
Pero cuando vuelve a casa esta sola, se desviste sola, come sola, duerme sola y se despereza sola por las mañanas. Todas las mañanas han sido así, solitarias, y en esos momentos, en ese instante mágico del despertar es cuando más deseaba que la amasen.
Cuida mucho su aspecto, como no, la ropa, el maquillaje, el pelo, gimnasio, toda ella recibe los cuidados necesarios para seguir manteniendo la ilusión, la imagen de sexualidad activa que debe dar una mujer en la sociedad actual, no esta bien visto lo contrario. Dejar de hacerlo es renunciar, dejar de esperar la oportunidad que no ha llegado ha presentarse pero que siempre está al caer.
¿Seré yo quizás?¿Será esta también mi oportunidad?
Todo esto, claro está, es solo una teoría cimentada en mi amplia experiencia como observador, no me queda más remedio que adivinar lo que de ninguna manera sería capaz de confesar sin tortura. Como tampoco confesarían que tipo de actividad sexualidad mantiene, ¿Será virgen?¿Que experiencia sexual tendrá? ¿como se excita? ¿Que le excita y hasta que punto?
Me intriga, me pone, pordiosbendito esta mujer va a arruinar mi carrera.

5 comentarios:

vilipendia dijo...

Bueno, bueno, bueno... Aquí hi ha marro, que dicen por estos lares. El señor cotilla se nos ha enamorado, qué alegría y qué alboroto. A su título, me temo, haciendo el paralelismo con el de la Echabarriga, le eliminaría definitivamente el prozac, sí, pero le añadiría las dudas, me temo. Alas suyas me refiero. Que espero que resuelva y que, por supuesto, nos las cuente luego... Suerte.
:D

la-de-marbella dijo...

Bueno bueno bueno, Don Chisme siente el aleteo de las mariposas en el corazón. La vecina tiene buena pinta y parece buen partido, que diría mi madre. Yo probaría a ser su Richard Geere, seguro que eso le da emoción a tu vida. Suerte y a por todas. Besos y no tardes con la segunda entrega.

Lula Towanda dijo...

Un hombre curioso como tu debería seguir en sus pesquisas hasta el fin y mientras los lectores nos quedamos ansiosos por conocer los resultados.

unjubilado dijo...

Buenoooo... tú te vas a casa de la vecina, me dejas la cámara de fotos y subes las persianas, verás que reportajes hacemos, hasta nos podemos llevar un premio en "Vídeos de primera"
Saludos con "envidia sana" (eso es lo que siempre se dice)

Chisme Cotilla dijo...

Señor jubilado, un respeto que mi Reme es una santa, aparentemente claro